viernes, 11 de noviembre de 2011

* ¡¡¡¡¡EL CAFECITO DE DON ORIONE!!!!








EL CAFÉ DE DON ORIONE
¡ Era proverbial el café de Don Orione ! . . . Era una de las pocas concesiones
que Don Orione permitía a su paladar, ya porque le resultaba grandemente
eficaz en sus agotamientos físicos y cardíacos y también porque, como él ingenuamente confesaba, le gustaba mucho. A sus visitantes los obsequiaba con una taza de café y hasta a sus queridos hombres que confesaban y
comulgaban la noche de la solemnidad de Nuestra Señora de la Guardia en Tortona, los premiaba con una taza de café, que él personalmente les servía yrendía sumamente agradable y sabroso con sus interesantes, alegres y santas conversaciones. ¡ En Tortona era famoso el CAFÉ DE DON ORIONE ! Pues bien, estando Don Orione en Buenos Aires, un día se le presenta en la casa de la calle Carlos Pellegrini 1441, una señora que, preocupada le expone como toda la familia estaba amargada y convulsionada por odios y rencillas recíprocas . . . Se recoge un momento Don Orione, como solía hacerlo cuando era consultado sobre algún tema, y dice a la señora:
- “Vea, señora, haga así. Mañana es la fiesta de . . . (y le dijo la solemnidad religiosa que ocurría), aproveche Ud. Para invitar a sus parientes distanciados por las divergencias consabidas; prepáreles un buen almuerzo y, al final sírvales un buen café . . . Yo mañana encomendaré el asunto a Nuestro Señor en la Santa Misa y . . . ya verá !- Pero, Don Orione, ¿ no será que se vayan a pelear al encontrarse y no resulte el remedio peor que la enfermedad ? . . .
- Hágame caso, señora, prepáreles un buen café; a mí también me gusta mucho el café, y verá que todo se arreglará! Así lo hizo la señora, no sin algún recelo. Acudieron los invitados, se
sentaron a la misma mesa, pasó el tiempo de la comida en un ambiente de frialdad decepcionantes. . . Apenas se conversaba de algún argumento indiferente. Llega el momento del café. ¡ Se sirve a todos un cafecito exquisito ! alguien comenta su bondad, otro dice un chiste, todos intervienen, se anima la conversación de una manera imprevista e
inexplicable ! . . . Hasta que todos se sienten conmovidos, emocionados, se piden disculpas recíprocamente, se abrazan, se besan . . . y retorna la paz y la caridad mas sincera en todos ! . . .
Después de catorce años, aquella señora todavía recuerda y bendice “EL CAFÉ DE DON ORIONE”.
(Del Boletín “Pequeña Obra de la Divina Providencia”, octubre de 1949)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada