jueves, 14 de mayo de 2015

NOVENA A SAN LUIS ORIONE




7 – 15 de mayo

NOVENA EN PREPARACIÓN A LA FIESTA DE SAN LUIS ORIONE

PRIMER DiA 

SAN LUIS ORIONE SERVIDOR DE LA HUMANIDAD

Oración inicial

Padre, tú has querido que tu Hijo diera su vida para reunir a la humanidad dispersa.
  Haz que siguiendo el ejemplo de San Luis Orione, comprometamos toda nuestra vida en la tarea de encauzar a la humanidad por senderos de paz y de bien.
Jesús, tú que eres el camino que conduce al Padre.
  Concede a la familia orionista que sea capaz de llevar a ti a todos a través del servicio de la caridad y la promoción de todas las personas.
Espíritu Santo, derriba con tu poder las barreras religiosas.
  Para que todos juntos podamos servir a la humanidad y construir una nueva fraternidad.
Gloria a Dios, Padre omnipotente, creador de la humanidad,
  alabemos al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

Palabra de Dios                                           (Mc 10, 43b-45)

El que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. 

Palabras de Don Orione

 Sobre todas las cosas y las personas levantemos a Jesucristo crucificado: no hay otra salvación ni otra vida. Sí, Jesús quiere reinar, pero desde el leño de la cruz; sí, Jesús quiere triunfar, pero en la misericordia. Y entonces te consumirás abrazado al Cordero, asistido por la Santísima Virgen.
 El tiempo es breve y no hay otra salvación sino levantar sobre los pueblos a Jesucristo, a Jesús crucificado.
 Vamos, hermano mío, entreguemos nuestra vida por Jesucristo crucificado, configurémonos con él, sostengámonos y sostengamos a las almas de los suyos: Jesús nos ofrece una multitud de almas que salvar. Jesús palpita en la cruz y desde la cruz exclama: ¡tengo sed! ¡Almas, Almas! Llevémosle almas al crucificado que muere de sed. maría, dulce madre, tu Jesús ya no morirá más de sed; le daremos nuestro amor, nuestra sangre y todas las almas de nuestros hermanos.

Oración

San Luis Orione, compañero de la humanidad, a ti dirigimos nuestras oraciones y, con las manos vueltas al Dios de la vida, te pedimos la gracia de saber cultivar los valores de la fraternidad y la solidaridad. renueva nuestros corazones de tal modo que sepamos promover el acceso y la cercanía de todos, especialmente de los más pobres, a los bienes de la creación. Amén

Compromiso orionita

En este primer día de la novena, trataré de hacer todo el bien que pueda, dejándome guiar por la voz de Dios que me habla desde lo más profundo de mi mismo, sin medir sacrificios, para ser agradable a Dios y al prójimo.

Oración final por la humanidad

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria.
San Luis Orione, padre de la humanidad dolorida, bendice a la familia orionita para que pueda servir siempre al hombre en el Hijo del hombre. Amén
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maría... - y adelante!
SEGUNDO DÍA 

SAN LUIS ORIONE, APOSTOL DE LOS LEJANOS

Oración inicial

Padre que te das a conocer a través del Hijo,
  orienta nuestros pasos hacia todos los excluidos del mundo, hacia los más alejados, para que, siguiendo los pasos de San Luis Orione, les revelemos su rostro y su amor.
Jesucristo, tú que eres la Verdad,
  haz que la Familia orionista sea siempre sensible a los gemidos de los que buscan la verdad, aun en lugares equivocados y se quedan con cualquier ideología.
Espíritu Santo, suscita en los corazones de todos el don de la solidaridad,
  para que disminuya el número de los excluidos y crezca la justicia
Gloria a Dios, Padre de los pequeños y grandes de la tierra,   alabemos al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

       Palabra de Dios                                                     (Lc 15,6)

Al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido”.

Palabras de Don Orione

 Abramos a muchas personas un mundo nuevo y divino, inclinémonos con caritativa dulzura a la comprensión de los pequeños, de los pobres, de los humildes... Queremos arder de fe y caridad. Queremos ser santos, llenos de vida para los demás, y muertos a nosotros mismos.
 Que nuestra palabra sea como una brisa de cielos abiertos; todos deben sentir en ella el fuego que inflama nuestro corazón y la luz de nuestro incendio interior, y encontrar en ella a Dios y a Cristo...
          Servir en los hombres al Hijo del hombre.
 Si queremos conquistar a Dios y atrapar al prójimo, debemos previamente vivir y tener una vida intensa de Dios en nosotros mismos, una fe dominante, el fuego de un gran ideal que nos inflame y resplandezca, renunciar a nosotros mismos por los demás, quemar nuestra vida en aras de una idea y en un amor sagrado más fuerte.
 Debemos ser santos, pero tales, que nuestra santidad no sea sólo para devoción de los fieles, ni sólo de altar, sino que trascienda y brille en la sociedad y seamos más bien santos de pueblo y de salvación social.

Oración

San Luis Orione, padre de los excluidos, a ti elevamos nuestras plegarias y con confianza inquebrantable en el Dios de la Vida, imploramos la gracia de correr al encuentro de todos los que están al margen de la sociedad. Conviértenos más y más en misioneras y misioneros del mensaje evangélico, para que todos redescubran al Padre y al Hijo y sientan que son hermanos, hijos del mismo Padre. Amén

Compromiso orionita

En este segundo día de la novena, me comprometo a visitar a alguna familia alejada de la comunidad y tratar de restablecer su vínculo con la Iglesia.

Oración final por los excluidos

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria.
San Luis Orione, padre de los marginados y excluidos, bendice a la Familia orionita para que tenga un corazón sin fronteras, como el tuyo. Amén
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maría... - y adelante!
TERCER DÍA 

SAN LUIS ORIONE, HIJO DE LA IGLESIA

Oración inicial

Padre, tú sigues cumpliendo prodigios por medio de tu Iglesia,
  aumenta en nosotros el amor que san Luis Orione tuvo hacia la Iglesia y el Papa, el dulce Cristo en la tierra.
Jesús, tú que renuevas todas las cosas
  renueva incesantemente a la Familia orionista, para que nuestro carisma brille en la Iglesia y contribuya a su edificación.
Espíritu Santo, Amor que procedes del Padre y del Hijo
  llena tú nuestros corazones de modo que vivamos la comunión verdadera y manifestemos al mundo tu fuerza renovadora.
Gloria a Dios, Amor y fuente de comunión,
  alabemos al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

       Palabra de Dios                                                  (Mt 16, 18)

Y yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella.

Palabras de Don Orione

 En todas partes hoy se ora por el Papa, se enaltece al Papa, se mira con inmenso amor a roma y al Papa, “dulce Cristo en la tierra”.  Y yo en medio del río Paraná pienso en los hermanos e hijos que dejé ayer en medio de la noche en los extremos confines de La Argentina, frente al Paraguay; en los que están en el Chaco, en los que veré esta noche en rosario, en los que están en la Pampa, en mar del Plata, y en otros puntos de esta república; en los del uruguay y el Brasil; en los de Albania, rodas, Inglaterra, Polonia; y en uds. que están en Italia. Hoy, todos unidos conmigo, distantes pero no divididos, diseminados pero todos unidos en la fe común y el mismo amor de hijos fieles, hoy nos consolamos mutuamente, rezamos todos juntos por el Papa, celebramos y honramos a Jesús y al apóstol Pedro en nuestro Papa Pío XI. Cómo se siente y se toca, diría, la verdad de las palabras de Pablo, es decir que el cuerpo místico de Cristo, la Iglesia, es uno;  y todos los miembros de ese cuerpo, aun siendo muchos, son un solo cuerpo; así, por el dulce Cristo en la tierra, el Papa, la Iglesia se siente una, santa, católica y apostólica: la misma en todas partes, unida de manera inescindible, por el Papa a Cristo, su cabeza.

Oración

San Luis Orione, hijo de la Iglesia, a ti te dirigimos nuestra oración y en la fidelidad eclesial al Dios de la vida, imploramos la gracia de edificar la comunión del Pueblo de Dios, para que todos sean uno en Cristo Jesús. Amén

Compromiso orionita

En este tercer día de la novena, me comprometo a hacer mis actividades diarias y a cultivar mis relaciones con los demás, con la intención de construir la Iglesia, la comunión eclesial.

Oración final por la iglesia

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria
San Luis Orione, tú que alimentaste un gran amor filial a la Iglesia, bendice a la Familia orionita para que pueda seguir sus enseñanzas y comunicarlas a todos los que encontremos a lo largo de nuestro camino. Amén
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maría... - y adelante!
CUARTO  DÍA

SAN LUIS ORIONE, DISCIPULO DE JESÚS

Oración inicial

Padre, que enviaste a tu Hijo al mundo como maestro y guía de la humanidad,
  concédenos que lo sigamos con la misma pasión de san Luis Orione.
Jesús, que te manifiestas de manera particular a los que te aman,
  haz que la familia orionista te ponga siempre en el centro de su vida y su misión.
Espíritu Santo consolador enviado del Padre,
  enséñanos todo y recuérdale a la humanidad entera todo lo que Jesús nos ha comunicado.
Gloria a Dios, fuente de sabiduría.
  Alabemos al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

       Palabra de Dios                                                   (2tim 4,7)

He peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe.

Palabras de Don Orione

 mientras haya lágrimas y esclavos en la tierra, Cristo vuelve, siempre volverá; volverá a dar plena libertad a su Iglesia. Volverá triunfalmente, en brazos del pueblo, sobre un trono de corazones. Cuando parezca que el pueblo ha sido definitivamente arrebatado a Dios, entonces despertará como un hombre fuerte y comprenderá que sólo Cristo es su vida y su felicidad, y con voz potente y angustiosa invocará al Señor, el Dios de la misericordia.
 Con Cristo todo se eleva, todo se ennoblece: la familia, el amor a la patria, el ingenio, las artes, las ciencias, la industria, el progreso, la organización social, sin Cristo todo se rebaja, se ofusca, todo se resquebraja: el trabajo, la civilización, la libertad, la grandeza, la gloria del pasado, todo se destruye, todo muere.

Oración

San Luis Orione, intrépido discípulo de Cristo, a ti te elevamos nuestra plegaria y fieles al proyecto de amor del Dios de la vida, imploramos la gracia de caminar fielmente en el seguimiento fecundo del Evangelio. Convierte nuestros corazones para que podamos ser comunicadores de la bondad del Señor, y la gracia de Dios se difunda hasta los confines del universo. Amén

Compromiso orionita

En este cuarto día de la novena, me comprometo a promover la vocación sacerdotal y religiosa a través de la divulgación y la oración, recordando especialmente a los sacerdotes, religiosos y religiosas que conozco y que conducen a Cristo con su testimonio. Si puedo, los ayudaré con mis dones, con algo de mis bienes y de mi tiempo.
Oración final por las vocaciones:
Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria
San Luis Orione, verdadero discípulo de Jesucristo, bendice a la Familia orionita para que pueda caminar siempre en el seguimiento del Señor, sobre todo en los momentos de prueba en que el camino se hace más duro. Amén
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maria…
- y adelante!

QUINTO DÍA

 SAN LUIS ORIONE, CONSOLADOR DE LOS QUE SUFREN

Oración inicial

Padre, sabemos que hay que atravesar muchas amarguras para entrar en tu reino.
  Haz que seamos sensibles y estemos cerca del sufrimiento de los hermanos y hermanas de nuestro tiempo, como san Luis Orione.
Jesús, tú dices a toda la humanidad: “¡no se inquieten ni teman!
  Haz que la Familia orionista lleve a todas partes palabras de esperanza y aliento
Espíritu Santo, derrama tus frutos de alegría y de paz, - para alivio de la aflicción de toda la humanidad.
Gloria a Dios, Padre de los que sufren,
  alabanza al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

       Palabra de Dios                                                      (Is 25,8)

Destruirá la muerte para siempre; el Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros, y borrará sobre toda la tierra el oprobio de su pueblo, porque lo ha dicho él, el Señor.

Palabras de Don Orione

 Seamos apóstoles de caridad, dominemos nuestras pasiones, alegrémonos del bien ajeno como si fuera nuestro propio bien; pues así será en el cielo, como dice el propio Dante con su poesía sublime. Seamos apóstoles de caridad, de amor puro, amor sublime y universal; hagamos reinar la caridad con dulzura de corazón, compadeciendo, ayudándonos mutuamente, tendiendo nuestra mano y caminando juntos. Sembremos abundantemente a nuestro paso obras de bondad y de amor, y enjuguemos las lágrimas de los que lloran.
 Escuchemos, hermanos, el grito angustioso de tantos otros hermanos que sufren y buscan a Cristo; salgamos a su encuentro como buenos samaritanos y sirvamos a la verdad, a la Iglesia, a la patria, en la caridad.
            ¡Hacer el bien a todos, hacer el bien siempre y nunca hacer el mal a nadie!

Oración

San Luis Orione, consolador de los que sufren; a ti te dirigimos nuestra oración en profunda comunión espiritual con el Dios de la vida, y te imploramos la gracia de vivir cerca de los que se sienten desanimados y deprimidos. Eleva nuestros corazones para que podamos ser una presencia consoladora junto al que sufre, y que la serenidad de Cristo sea un bálsamo que suavice toda tristeza y todo dolor. Amén

Compromiso orionita

En este quinto día de la novena, deseo pensar en Dios como el que me consuela y trataré de “hacerme prójimo” de los que están en el sufrimiento o la tristeza, para darles un poco de aliento.

Oración final por los que sufren

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria
San Luis Orione, padre de la humanidad dolorida, bendice a la Familia orionita para que pueda ser providencia para los que están en cualquier tipo de sufrimiento.
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maria…
- y adelante!
SEXTO DÍA

SAN LUIS ORIONE, SOLIDARIO CON LOS ENFERMOS

Oración inicial

Padre, tú el viñador que cuidas de tu viña,
  haz que nos hagamos cargo de todos los que se nos encomiendan con la misma caridad de san Luis Orione, de manera especial de los enfermos.
Jesús, tú que eres la verdadera vid,
  concede a la familia orionista el estar siempre unida a ti como los racimos a la viña, y que dé mucho fruto, en especial en las instituciones en que se alberga a las personas con discapacidad.
Espíritu Santo, amparo de la humanidad que sufre,
  haz que todas las mujeres y hombres de nuestro tiempo acepten sus enfermedades y unan sus sufrimientos a los de Cristo.
Gloria a Dios Padre, fuente de todos los bienes,
  alabanza al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad

       Palabra de Dios                                                     (Lc 4,40)

Al atardecer, todos los que tenían enfermos afectados de diversas dolencias se los llevaron, y él, imponiendo las manos sobre cada uno de ellos, los curaba.

Palabras de Don Orione

 Al que llame a las puertas del Pequeño Cottolengo no se le preguntará si tiene un nombre, o una religión, sino si tiene un dolor. ¡La caridad de Cristo nos empuja!  El Pequeño Cottolengo tendrá sus puertas siempre abiertas ante cualquier clase de miseria moral o material. A los desengañados, a los afligidos de la vida, les dará aliento y la luz de la fe. Diversificados en varias familias, aceptará, como hermanos a todos los que por diferentes motivos necesiten asistencia o ayuda, y no pueden ser recibidos en los hospitales u hogares varios, y que estén realmente abandonados: de cualquier nacionalidad, de cualquier religión, o aun sin religión: ¡Dios es Padre de todos!

Oración

San Luis Orione, compañero de sufrimientos, a ti te elevamos nuestras plegarias; y con plena confianza en el Dios de la vida te imploramos la gracia de tender nuestras manos a los que sufren enfermedad y se consumen en el sufrimiento. Danos un corazón desbordante de ternura para que seamos solícitos en responder a los sufrimientos de los enfermos con nuestra presencia solidaria, y que la fuerza de la gracia del Señor acreciente y de vigor a su esperanza. Amén

Compromiso orionita

En este sexto día de la novena, me comprometo a visitar a algún enfermo y llevarle palabras de consuelo y, si es el caso, alguna ayuda material.

Oración final para los enfermos

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria

San Luis Orione, inclinado sobre la humanidad dolorida, bendice a la Familia Orionita para que pueda cuidar no sólo las heridas de la enfermedad, sino también las que se curan con el bálsamo de la fe. Amén.
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maria…
- y adelante!
SEPTIMO DÍA 

SAN LUIS ORIONE, RECONCILIADOR DE LAS  FAMILIAS

Oración inicial

Padre, tú quieres que nuestra alegría sea plena.
  Haz que seamos sensibles hacia todas las familias que han perdido la alegría a causa de la separación y, según el ejemplo de San Luis Orione, haz que podamos acercarnos a ellas para llevarlas a la paz y la unidad.
Jesús, tú que nos invitas a permanecer en tu amor,
  concede a la Familia orionita el don de la fraternidad para que sea signo eficaz en el mundo de hoy.
Espíritu Santo, apoyo en nuestra marcha cotidiana,
  dales fidelidad y amor a todos los que se han unido con el vínculo del matrimonio.
Gloria a Dios, generoso y magnánimo en el amor y la fidelidad,   alabanza al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

Palabra de Dios                                             (Ef 4,31-32)

Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los insultos y toda clase de maldad. Por el contrario, sean mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.

Palabras de Don Orione

 ¡Qué bueno y agradable es que los hermanos vivan unidos! ¡Qué buena y gozosa cosa es que los hermanos vivan en armonía! Y fíjense que “hermanos” no debe entenderse unilateralmente, como si se hablara sólo de hombres, sino de todas las almas, que vivan en armonía espiritual, en paz y concordia de corazones, por amor de Dios bendito.  El que aumenta la unión aumenta el amor a los hermanos, que es vínculo del amor de Dios, y aumenta la fuerza espiritual, y forma cada vez más en Jesucristo un solo corazón y una sola alma. Pero el que disminuye la caridad, disminuye también la fuerza del bien obrar. Dios no bendice más que a los hermanos y almas en armonía... las bendiciones de Dios son bendiciones de cielo y de vida eterna.

Oración

San Luis Orione, apóstol de las familias, a ti te dirigimos nuestras plegarias y en fraternidad armoniosa con el Dios de la vida, imploramos la gracia de hacer fecunda la unión de las familias en conflicto. une nuestros corazones para que podamos ser signo de fraternidad y de compartir en familia, y que la Sagrada Familia pueda ser el espejo vivo de nuestros hogares. Amén

Compromiso orionita

En este séptimo día de la novena, me comprometo a dedicar más tiempo a mi familia mediante el diálogo, el interés y la entrega generosa, aprendiendo a poner en práctica la caridad que nos enseñó Jesús y testimonió Don Orione.

Oración final por las familias

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria
San Luis Orione, promotor de la concordia y la fraternidad, bendice a la Familia orionita para que pueda contribuir a la unión de la gran familia humana. Amén
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maria…
- y adelante!
OCTAVO DÍA

SAN LUIS ORIONE, ATRACCIÓN DE LOS JOVENES

Oración inicial

Padre, tú nos invitas a dar la vida por los amigos,
  haz que como San Luis Orione gastemos nuestra vida por los jóvenes, sol o tormenta del mañana.
Jesús, tú nos haces tus amigos,
  concede a la Familia orionita promover iniciativas en pro de los jóvenes para que todos lleguen a experimentar tu amistad.
Espíritu Santo, autor del discernimiento,
  ayuda a los jóvenes en sus opciones de vida para que emprendan siempre los caminos del bien.
Gloria a Dios, fuente de alegría y amistad,   alabemos al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

Palabra de Dios                                           (Jn 1, 38-39)

Él se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: “¿Qué quieren?”. Ellos le respondieron: “rabbí -que traducido significa maestro- ¿dónde vives?”. “Vengan y lo verán”, les dijo. Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde. Palabras de Don Orione
 no les recomiendo las máquinas; sino las almas de los jóvenes, su formación moral, católica e intelectual. ¡Cuiden su espíritu, cultiven su mente, eduquen su corazón! Les costará trabajo, desengaños y sufrimientos; pero vuelvan la mirada a Jesús y piensen que trabajan para él y con él para su Iglesia, y de la mano de Dios recibirán su recompensa.
 Acostúmbrenlos a sentir con altura y a pensar con elevación, generosidad, espiritualidad, y edúquenlos a la sinceridad, a la rectitud, a la pureza de intenciones, a la presencia de Dios.
 ¡Que cada palabra de ustedes les inspire esa alegría íntima que hace pensar, que ensancha el corazón, que conmueve hasta las lágrimas!

Oración

San Luis Orione, que fascinas a los jóvenes, a ti te dirigimos nuestras plegarias con gratitud al Dios de la vida, y te imploramos la gracia de saber indicar los valores cristianos a los jóvenes. Haz que seamos testigos alegres y compañeros de su camino, para que redescubran sus dones y los pongan al servicio de la Iglesia y el mundo. Amén.

Compromiso orionita

En este octavo día de la novena, dedicaré un momento a estar cerca de algún joven, disponible al diálogo y a la escucha de sus necesidades.

Oración final por los jóvenes:
Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria
San Luis Orione, atracción de la juventud, bendice a la Familia orionita para que pueda ser creativa en la tarea de involucrar a los jóvenes en las realidades en que estamos presentes.
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maria…
- y adelante!
NOVENO DÍA

SAN LUIS ORIONE, PROTECTOR DE LOS PEQUEÑOS

Oración inicial

Padre, tú nos invitas a recibir a los pequeños,
  ayúdanos a tener siempre una atención preferencial por ellos, como la que tuvo san Luis Orione.
Jesús, tú nos indicas el camino de la pequeñez,
  concede a la Familia orionita ponerse siempre de parte de los pequeños y valorar su dignidad.
Espíritu Santo, derrama el don de la sabiduría,   a los pequeños, para confundir a los poderosos.
Gloria a Dios Padre,
  alabanza al Hijo y al Espíritu en la unidad de la trinidad.

Palabra de Dios                                                (Mc 9,37)

El que recibe a uno de estos pequeños en mi nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado. Palabras de Don Orione
 no saber ver ni amar en el mundo, más que las almas de nuestros hermanos. Yo no siento más que una infinita, divina sinfonía de espíritus, palpitantes en torno a la cruz, y la cruz vierte para nosotros -gota a gota a través de los siglos- la sangre divina derramada por todos.
 Desde la cruz Cristo clama: “¡tengo sed!”. Grito terrible de sed abrasadora, no de sed física sino grito de sed de almas; y es por esa sed de nuestras almas que Cristo muere.  no veo más que un cielo, un cielo verdaderamente divino, porque es el cielo de la salvación y de la paz verdadera; no veo más que un reino de Dios, el reino de la caridad y del perdón, donde toda la multitud de las naciones es heredad de Cristo y reino de Cristo.
 Colócame, Señor, en la boca del infierno, para que yo, por tu misericordia, la cierre.
 Que mi secreto martirio por la salvación de las almas, de todas las almas, sea mi gloria y mi suprema bienaventuranza.

Oración

San Luis Orione, padre de los niños abandonados, a ti te dirigimos nuestras plegarias y por la maternidad del Dios de la vida, te imploramos la gracia de proteger a los pequeños abandonados, a los excluidos, a los empobrecidos. Consagra nuestros corazones para que podamos defender

nuEStrA SEÑOrA DE LuJAn
los derechos y los valores de la niñez y para que sientan vivamente la maternidad de Dios.

Compromiso orionita

En este noveno día, me comprometo a acercarme a algún niño de la calle o a visitar alguna institución dedicada a estos pequeños.

Plegaria final por los niños

Padre nuestro - Ave María - Oración a San Luis Orione - Gloria
San Luis Orione, padre de los pequeños, bendice a la Familia orionita para que pueda vivir en plenitud y gozo nuestra condición de pequeñas criaturas en las manos de Dios.
Amén
¡Instaurarlo todo... - en Cristo!
¡Ave maria…
- y adelante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario